En las reuniones JMSP hay cuatro etapas bien definidas: oración, dinámicas, comunicación de nuestras experiencias y desarrollo del tema de la semana.

Con respecto a la oración, los JMSP estamos muy vinculados a nuestra madre del cielo, la Virgen Santísima, por ese motivo iniciamos nuestras actividades con el Santo Rosario. Recordando lo escrito por el papa Juan Pablo II, que será beatificado próximamente, en la Carta Apostólica Rosarium Virginis Mariae “...promover el Rosario significa sumirse en la contemplación del misterio de Aquél que «es nuestra paz: el que de los dos pueblos hizo uno, derribando el muro que los separaba, la enemistad» (Ef 2, 14). No se puede, pues, recitar el Rosario sin sentirse implicados en un compromiso concreto de servir a la paz…”.

Con las dinámicas, promovemos el trabajo en equipo, la actuación de todos y el desarrollo de los talentos de cada joven así, este se convierte en un momento de sana diversión en el que se ve involucra una mezcla de risas, creatividad, imaginación pero sobre vínculos de amistad.

Es muy importante la comunicación de nuestras experiencias de la semana así, compartimos nuestras alegrías y tristezas estableciendo lazos fuertes de unión y hermandad entre los JMSP.

Los temas son desarrollados de manera muy detallada con un lenguaje directamente para los jóvenes y con ejemplos muy claros que puedan quedar en sus corazones.

Anuncios